El jueves 12 de noviembre se celebró el Día Mundial de la Calidad. Ofrecer a los consumidores productos de alta calidad en los que confíen y disfruten, es algo con lo que estamos comprometidos las 24 horas del día durante todo el año, en cada parte de nuestro negocio a nivel global.

Para comentar de qué modo la confianza y la transparencia son esenciales para Seventh Generation, la directora de calidad de Unilever, Sabina Krzystolik, se reunió con el CEO de Seventh Generation, Joey Bergstein.

Explican el compromiso de Seventh Generation de cuidar del planeta para el futuro y el impacto que esta filosofía tiene en todo el proceso, desde la fórmula de los productos hasta el packaging.

Necesitamos inspirar a las personas con soluciones sostenibles que les faciliten la vida

Joey Bergstein, CEO de Seventh Generation.

Sabina Krzystolik: Joey, gracias por acompañarme hoy. Habiendo construido su carrera en grandes empresas de bienes de consumo, ¿cambió su perspectiva sobre la conexión con los consumidores tras unirse a Seventh Generation?

Joey Bergstein: Absolutamente. Cuando llegué a Seventh Generation, lo que más me llamó la atención fue la necesidad real de pensar de un modo integral de los productos creados y los sistemas en los que viven. La necesidad de pensar en las consecuencias no deseadas de los productos que estamos fabricando y asegurarnos que estamos intentando revertir lo que el futuro puede deparar a las personas y al planeta.

SK. ¿Parece que los valores de la marca juegan un papel importante en la configuración de su toma de decisiones?

JB: Por supuesto. Tenemos una cita en la pared de la sala de juntas de la sede central que capta la inspiración para la empresa. La Gran Ley de los iroqueses establece que en todas nuestras deliberaciones debemos tener en cuenta el impacto de nuestras decisiones en las próximas siete generaciones. Nunca buscaremos una oportunidad sin reconocer que tenemos una responsabilidad mayor con nuestro entorno.

SK. La confianza del consumidor es cada vez más importante para las empresas y las marcas. ¿Qué significa para la séptima generación?

JB: Para nosotros, la confianza empieza con ser claro sobre los estándares en la formulación. En Unilever, por ejemplo, no utilizamos productos químicos.

La confianza también es transparencia. Publicamos los ingredientes utilizados y los incluimos en la parte posterior del producto desde 2008, a pesar de que no lo exige la ley. Creemos que los consumidores tienen derecho a saber que se llevan a su hogar y que utilizan sus familias.

La confianza también se crea cuando se adoptan posiciones. Hemos tomado posición sobre la divulgación de los ingredientes, la seguridad química y el clima. Eso no es únicamente correcto, sino que genera ventaja competitiva.

La confianza se construye cuando se va más allá de los productos. Cuando pensamos en nuestros objetivos de sostenibilidad, pensamos no sólo en los productos que estamos creando, sino en el sistema en el que los creamos. Nuestro objetivo ‘cero residuos’ es un claro ejemplo. Todos nuestros productos serán reciclables y reciclados. Compostables y compostados. Biodegradables y degradado. Podemos controlar la mitad de esa ecuación para crear una economía circular, la segunda parte también es crucial. Necesitamos un cambio de sistema para cerrar el ciclo.

SK: En ese sentido, la comunicación con los consumidores es clave. ¿Cómo está apoyando a las personas para que actúen de un modo más sostenible?

JB: Necesitamos inspirar a las personas con soluciones sostenibles que les faciliten la vida. Hace poco más de un año, lanzamos detergentes para ropa ultraconcentrados. En los Estados Unidos, vendemos la mayor parte de nuestro detergente en botellas grandes que no pesan más de 3 kg. Desarrollamos Easy Dose concentrado 8x que es un 70% más ligero, utiliza un 60% menos de plástico y contiene un 50% menos de agua.

Tiene varios beneficios ambientales, pero de lo que más hablamos con los consumidores es del tapón Easy Dose. Con apretar, dispensa la cantidad correcta. A los consumidores les encanta. Obteniendo los mismos lavados que obtendría con una botella grande. Hemos facilitado que las personas tomen decisiones más sostenibles.

SK: El mercado y las preferencias de los consumidores están cambiando rápidamente. ¿Qué cree que mejora la calidad de la experiencia del consumidor en la actualidad?

JB: Creo que se trata de la experiencia completa. Productos que funcionan, que hacen un trabajo de manera brillante y son seguros para las personas y el planeta.

Los consumidores también quieren saber quién está detrás de los productos que utilizan y están únicamente a un par de clics de averiguarlo, y a dos más de conocer los valores de la empresa y lo que representa. Esto se está convirtiendo en un elemento diferenciador cuando se trata de empresas que la gente quiere apoyar. Y es por ello que debemos responsabilizarnos de nuestro propio impacto a lo largo de toda nuestra cadena.

SK: Y finalmente, como consumidor, porque todos lo somos, ¿qué significa la calidad para usted?

JB: Para mí se trata de la experiencia que tienes que es tan extraordinaria que te hace querer volver a usarlo. Que realmente esperas volver a usarlo. Las personas se involucran con todo aquello con lo que entran en contacto. Siempre existe la oportunidad de gustar a alguien, de darle algo que no espera y de hacer que quieran volver a por más. Eso es calidad.

Explorar más información sobre estos temas