Un tercio de la comida que se produce a nivel global se desecha o se desperdicia, lo que equivale a 1300 millones de toneladas de alimentos que literalmente se tiran cada año.

¿Cómo es posible que se deseche o desperdicie tanta comida en un mundo donde una de cada nueve personas pasa hambre o padece desnutrición? ¿Qué se puede hacer?

Estas son las preguntas clave de los debates y eventos del primer Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos de las Naciones Unidas que se celebrará el 29 de septiembre.

Concienciación y compromiso con el cambio

Creado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el día tiene como objetivo no solo concienciar sobre el desperdicio de alimentos, sino también promover esfuerzos globales para alcanzar la Meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Es decir, lograr la reducción del 50 % de la pérdida y el desperdicio de alimentos para 2030.

Como miembro de la coalición Champions 12.3, Unilever se compromete a acelerar el progreso para lograr este objetivo.

Para asegurarnos de que damos ejemplo, contamos con programas de cero residuos en vertederos. Recientemente, también nos comprometimos a reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos en nuestras propias operaciones globales para 2030, en línea con la Meta 12.3 de los ODS. También hemos adoptado la estrategia Champions 12.3 “Objetivo-Medida-Acción” e informaremos públicamente sobre nuestra huella de desperdicios de alimentos para contribuir a una mayor transparencia en lo relativo a estos datos.

“Abordar el problema de la pérdida y el desperdicio alimentario es imprescindible para alimentar al mundo , mitigar el cambio climático y aliviar la presión sobre los recursos naturales. El mayor impacto y responsabilidad de Unilever radica en nuestra capacidad para influir en nuestros proveedores y clientes para que sigan nuestro ejemplo y, en particular, en los consumidores, para que desperdicien menos alimentos”, dice Hanneke Faber, presidenta de Alimentos y Refrescos de Unilever.

Por qué es importante acabar con el desperdicio

El desperdicio alimentario es algo invisible, infravalorado y supone un mal uso del capital humano, medioambiental y económico. Consume una cuarta parte del agua utilizada para la agricultura cada año. También contribuye de manera importante a la pérdida de ecosistemas y biodiversidad, y es responsable del 8 % de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero del mundo. De hecho, si la pérdida y el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer productor mundial de gases de efecto invernadero.

Nuestra marca Hellmann's está convencida de que la comida es demasiado valiosa como para desperdiciarla. Sus productos llegan a los hogares de millones de personas en todo el mundo y por eso Hellmann's tiene la oportunidad y la responsabilidad de concienciar sobre el problema del desperdicio de alimentos en el hogar y ayudar a las personas a gestionar mejor sus alimentos.

“Sabemos que nuestra marca puede lograr un cambio positivo en la forma en que nuestros consumidores utilizan sus alimentos en su hogar”, detalla Christina Bauer Plank, vicepresidenta global de marca de Hellmann's. "Hellmann's siempre ha ayudado a las personas a transformar incluso los ingredientes más simples en comidas deliciosas".

Un cambio inesperado

Dado que el 40-45 % del desperdicio alimentario se genera en los hogares, cualquier cambio significativo en su reducción requiere modificar los hábitos y actitudes de los consumidores.

Sin embargo, pocas personas se consideran una parte fundamental del problema del desperdicio alimentario. Algunos no son conscientes de la magnitud del problema, mientras que otros no reconocen sus propias acciones.

Sin embargo, con los confinamientos, las compras limitadas y una mayor vida en el hogar, la crisis del COVID-19 ha obligado a las personas a observar con mayor detenimiento su consumo de alimentos. Se ha producido un inesperado cambio en la actitud de los consumidores.

El miedo a no tener suficiente comida derivó inicialmente en un almacenamiento excesivo de alimentos y, en última instancia, al desperdicio. Sin embargo, los estudios han demostrado que el tiempo pasado en casa ha hecho que muchas personas valoren más los alimentos. Una encuesta realizada por la agencia medioambiental Hubbub UK mostró que el 57 % de los encuestados sentían que valoraban más los alimentos desde la pandemia.

Cambios pequeños con un gran impacto

Con más personas dispuestas a adoptar comportamientos que no derrochen alimentos, Hellmann's intensifica sus esfuerzos para concienciar sobre el desperdicio de alimentos y ofrecer soluciones prácticas para reducirlo.

Las soluciones incluyen ayudar a las personas a ver el potencial de sus productos perecederos, animarles a cocinar con los ingredientes que tienen en su frigorífico y, quizás lo más importante, ayudarles a adquirir las habilidades y el conocimiento que necesitan para aprovechar al máximo los alimentos que ya tienen.

En los últimos dos años, Hellmann's ya ha llegado a más de 100 millones de personas en Brasil y otros países con campañas para transformar las sobras en deliciosas comidas. Ahora la marca está extendiendo sus esfuerzos a los mercados de América del Norte, América Latina y Europa.

Colaborar para lograrlo

Al asociarse con organizaciones comunitarias y ONG, Hellmann's no solo amplía la concienciación sobre el problema, sino que también maximiza el impacto de sus programas, sobre todo los que se centran en la redistribución de excedentes de alimentos.

En EE. UU., Hellmann's ha trabajado con organizaciones como East Side House Settlement y Farms to Food Banks para ayudar a recoger los excedentes de alimentos de las granjas y redistribuirlos entre 200 000 hogares necesitados. De manera similar, en Canadá, el programa Real Food Rescue de Hellmann's ha ayudado a lograr más de 100 000 comidas para ayudar a las personas necesitadas.

Encontrar los motivos que llevan al desperdicio

Sin embargo, abordar el problema del desperdicio de alimentos debe ir más allá de encontrar formas de utilizar los excedentes de alimentos. También debemos entender por qué se desperdicia la comida en primer lugar.

Por eso, Hellmann's está trabajando con destacados expertos académicos, incluidos psicólogos del comportamiento de BE Works y especialistas en la materia como la Dra. Erica Van Herpen de la Universidad de Wageningen, para comprender la psicología detrás del desperdicio alimentario y lo que podría tener un impacto positivo en el comportamiento.

"Nadie se siente bien cuando tira comida", afirma Christina Bauer-Plank, vicepresidenta global de marca de Hellmann's. “No tenemos que convencer a la gente de que desperdiciar alimentos está mal, porque todo el mundo lo sabe ya. Solo tenemos que ofrecer herramientas para que puedan usar mejor lo que tienen".

Explorar más información sobre estos temas
Volver arriba

SÍGUENOS

Siempre estamos encantados de conectar con personas que comparten nuestro interés por un futuro sostenible.

CONTÁCTANOS

Ponte en contacto con Unilever y nuestros equipos de especialistas, o encuentra contactos por todo el mundo.

Ponte en contacto con nosotros